El policía y el códice

Leemos con interes una noticia que bien podría ser el principio de una película o un buen documental. Daniel Pérez Paracuellos, comenzó a estudiar historia a los 31 años, licenciatura que ya ha terminado, pero además entre las 7 y las 15 horas es policía local en Borja. Donde su interés por la historia medieval acabó guiando sus pasos hasta el archivo de la colegiata de Santa María, donde el archivero le mostró un manuscrito que enseguida captó su interés. Se trataba de un simple folio, que obviamente pertenecía a una obra más amplia y que, por tanto, era un fragmento de un libro mayor. Pero la escritura era antigua, muy antigua, y Daniel Pérez empezó a estudiar el pergamino.

El manuscrito es un folio de 315 por 220 milímetros, escrito en latín por las dos caras en tinta negra, con algunas iniciales en negro y rojo, y rúbrica en rojo.

El texto se encuentra en escritura visigótica redonda minúscula, un tipo de escritura, y aquí viene lo sorprendente, que los especialistas fechan en el siglo IX o principios del X. Es decir, se trata del manuscrito más antiguo conservado en Aragón.

El códice ha sido bautizado como Codex Bursaonensis y ha contado con la supervisión de María de los Desamparados Cabanes, profesora de la Universidad de Zaragoza.

Lamentablemente, se trata de un folio extraído, como atestigua uno de sus márgenes, de un libro u obra de mayor envergadura. Pero, pese a tratarse de un texto incompleto, Daniel Pérez ha conseguido desentrañar su pertenencia: un Liber Sermonum o Libro de Sermones del siglo IX o principios del X, utilizado para la litúrgica hispánica. Una cara completa y tres cuartas partes de la otra son, a falta de las palabras iniciales, la Homiliae XLVII, In natale ecclesiae, atribuida según las fuentes históricas a Eusebius Gallicanus, a San Agustín de Hipona o a Máximo.

El hallazgo fue presentado el viernes en Borja y Daniel Pérez publicará un artículo en la revista del Centro de Estudios Borjanos donde detallará su investigación.

No se sabe ni cómo ni cuándo llegó el manuscrito a la colegiata de Santa María de Borja pero, si se parte de la hipótesis de que siempre ha estado allí, los historiadores se encontrarían con la confirmación de que existió una comunidad mozárabe en la ciudad durante la dominación musulmana.

Suerte a Daniel Pérez, el historiador y policía, en sus investigaciones.

Via: El Heraldo de Aragón.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*