Expertos piden protección para el Corán manuscrito más antiguo de China

Expertos chinos en la protección de libros antiguos han pedido medidas inmediatas para proteger la copia manuscrita del Corán más antigua del país, que se enfrenta a la amenza de la erosión por falta de recursos financieros y tecnología para su protección.

El Corán manuscrito, que se guarda en una caja de seguridad en la mezquita Jiezi en el distrito autónomo de Salar de Xunhua, de la provincia noroccidental de Qinghai, es el único ejemplar del Corán de China escrito por musulmanes de países árabes.

“Si no se protege de una forma apropiada, el libro sólo podrá sobrevivir otros diez años más”, declaró Ma Qing, director del departamento de religión del distrito.

El libro, de 681 páginas escritas en árabe, está dividido en treinta volúmenes, y la portada de cada uno de ellos es de seda.

De acuerdo con la leyenda, los antepasados del grupo étnico Salar, una de las 55 etnias minoritarias de China, abandonaron su tierra natal en el centro de Asia en el siglo XIII con el Corán escondido en un camello blanco para escapar de la intransigencia del líder local.

Al llegar al distrito de Xunhua tras un largo y duro viaje, el camello desapareció y se convirtió en una fuente, y el grupo decidió quedarse a vivir en ese lugar.

Es uno de los manuscritos del Corán más antiguo y completo del mundo, y los musulmanes de Salar lo consideran una joya.

La copia del Corán visitó Siria en 1954 para participar en una exhibición, lo que generó la alabanza del mundo árabe. Por la amenaza de deterioro a la que se enfrentan las escrituras y por su gran valor, el libro se expone a los turistas una decena de veces al año.

Pero ahora el problema reside en el bajo nivel de las tecnologías relacionadas y en la falta de personas especializadas en la recuperación de libros antiguos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*