Hallan cuatro esqueletos de época almohade en Algeciras

Creían que el nivel geológico estaba casi a ras de suelo en la fachada del solar que se asoma al Secano, pero las excavaciones han deparado a los arqueólogos más de una sorpresa. Cuatro, para ser más exactos. Y es que en tan sólo un sondeo de un metro por dos han aparecido esqueletos que, por el material que amortiza los enterramientos, podrían ser de época almohade. Según explicó ayer el arqueólogo municipal, Rafael Jiménez Camino, a la luz del estudio de los cráneos hallados se puede concluir que los huesos pertenecen a dos adultos y un niño, si bien queda un cuarto cráneo que todavía es objeto de estudio. Lo único que se sabe de estos antepasados es que los cuatro fueron enterrados al mismo tiempo, y que, a pesar de la época, la orientación de sus cuerpos no se corresponde con el ritual islámico. “Se trata de cuatro enterramientos medievales porque se han hallado bajo sedimento almohade. A nuestro juicio se trata de un enterramiento puntual por la disposición de los cuerpos y porque no hay indicios de momento ni noticias de la existencia de una necrópolis en la zona”, explicó Jiménez Camino.

Las necrópolis medievales se sitúan siempre extramuros por motivos sanitarios, por lo que no sería descabellado pensar en un camposanto, que en este caso estaría situado en las proximidades de una de las puertas de la ciudad. Pero, a pesar de ello, los expertos descartan la presencia de una necrópolis pues los testimonios se reducen a estos cuatro enterramientos.

Los expertos también han hallado restos de diversas épocas, aunque hasta ahora no ha salido a flote ni una sola estructura. En cualquier caso, todos estos materiales y los que sigan apareciendo a lo largo de este mes y medio serán de gran utilidad para los arqueólogos a la hora de conocer cuántas fases históricas se sucedieron en el solar y qué había fuera de las murallas medievales.

Las excavaciones que sí han concluido ya son las llevadas a cabo en el solar número ocho de la calle Baluarte, donde los expertos han constatado una sucesión de poblamientos a partir de entre los siglos XI ó XII. De esta época se desenterraron restos de estructuras, probablemente de viviendas, muy deteriorados. Encima de aquéllos, los arqueólogos localizaron las estructuras de dos grandes habitaciones, ya de época almohade, que quizás pudieran estar relacionadas con otro recinto de uso industrial hallado meses atrás a escasos metros del citado solar. “El trabajo llevado a cabo en la calle Baluarte nos ha permitido conocer cuál es la extensión de la ciudad en estas dos épocas”, comentó el arqueólogo municipal.

En esta parcela también se halló un enterramiento aislado, aunque fue muy posterior a los localizados ahora en el Secano. El de la calle Baluarte data del siglo XIV y también se trataba de un hecho aislado, pues no hay indicios de que en los alrededores exista una necrópolis.

El próximo objetivo de los arqueólogos se localizará en el número seis de la calle Santacana. A priori se trata de un trabajo interesante, ya que es una zona muy poco estudiada ya que se han promovido pocas obras en los últimos años, según advirtió Jiménez Camino. Hasta los siglos XII y XIII se trata de una zona inundada que se acolmata. En el siglo XIV se empieza a urbanizar .

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*