Hallan en Jaffa una insólita moneda de la época cruzada

Arqueólogos israelíes han hallado en la ciudad de Jaffa, al sur de Tel Aviv, una insólita moneda de plata que data de la época del Reino Latino de Jerusalén (1099-1291) y con una inscripción en árabe que hace alusión a la Trinidad.

El hallazgo se produjo en la zona del conocido como “Mercado de las Moscas” de Jaffa y fue identificado por expertos de la Dirección Israelí de Antigüedades como una moneda de medio dracma acuñada durante el período en el que los francos dominaron la fortaleza cruzada de San Juan de Acre, entre 1251 y 1257.

Esta es la primera vez que arqueólogos encuentran una moneda del período de los francos en Tierra Santa en unas excavaciones.

Los arqueólogos hallaron la moneda en un estructura doméstica del mismo período, donde también han descubierto cerámicas del siglo XIII.

La moneda tiene grabadas una cruz, una flor de lis y una inscripción árabe dentro de un cuadrado a ambos lados.

La leyenda, grabada en caligrafía cúfica, enuncia la Trinidad como doctrina central de la fe cristiana: “al Ab (el Padre), al-Bin (el Hijo), u al Rukh al Kuds (Y el Espíritu Santo)”.

Ambas lados de la moneda contienen también cuatro inscripciones secundarias con la bendición de “Él es la Gloria”.

Según los expertos, la pieza encontrada imitaba al parecer la moneda de medio dirham acuñada en Damasco por la dinastía ayyubí, a principios del siglo XIII.

Los dinares de oro y los dirham de plata acuñados por las dinastías fatimida y ayyubí eran imitadas con frecuencia por los reyes francos de Jerusalén y los principados del norte de Antioquía y Trípoli durante los siglos XII y XIII.

Pero en 1250, un representante del papa, el obispo Eudes de Chateauroux, llegó a la zona y se escandalizó de que los francos estuvieran acuñando monedas con el nombre del Profeta Mohoma, en las que además incluían leyendas religiosas islámicas. El emisario papal ordenó poner fin a esa práctica y exigió al Papa en Roma que interviniera personalmente. Inocencio IV respondió favorablemente a esa demanda y amenazó con excomulgar a todos aquellos que continuasen la acuñación de dinares y dirhams que mencionaran el nombre de Mohoma y su fecha de nacimiento.

Para evadirse de la prohibición, los acuñadores de San Juan de Acre siguieron imitando las monedas ayyubíes pero grabaron en ellas inscripciones y símbolos cristianos como los que aparecen en el hallazgo de Jaffa.

4 Comments

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*