Hallan la pila bautismal de la iglesia de San Gil de Zamora

Las catas arqueológicas que se hacen en la plaza del Maestro Haedo, de Zamora, con motivo de las obras de remodelación del centro de la ciudad han permitido hallar la pila bautismal de la antigua iglesia de San Gil, que data de finales del siglo XII.

La pila bautismal es el resto arqueológico más importante de los hallados en las obras que se acometen en la calle Santa Clara y las plazas adyacentes de Zamora, según los arquelologos. La antigua pila ha aparecido rota en tres trozos, el más grande de ellos es de unos 60 centímetros de altura.

El área de Patrimonio del servicio de Cultura de la Junta de Castilla y León ha ordenado que se levante el firme de la plaza del Maestro Haedo hasta que quede al descubierto la planta de la iglesia de San Gil. Los restos encontrados en una de las cuatro catas arqueológicas realizadas hasta ahora podrían corresponderse con lo que queda del antiguo templo románico, según manifestó la jefe del Servicio Territorial de Cultura, por lo que se opta por seguir excavando con el fin de confirmar que los grandes sillares que han quedado a la vista en uno de los lados de la plaza corresponden a San Gil y, después, proceder al levantamiento de planos y documentación de la iglesia.

Apenas existen datos sobre cómo era y cuándo se edificó San Gil. Los historiadores citan su existencia como parroquia ya en el año 1540 y casi un siglo más tarde, hacia 1632, ya había desaparecido, según la información de la que disponen los expertos que investigan la datación de la iglesia. A pesar de haber transcurrido casi 400 años desde su derribo, los hallazgos se han producido a una profundidad no demasiado grande. Ello podría deberse a que el espacio ha permanecido como plaza, sin que se halla construido en su interior. La extensión de la excavación dependerá de lo que los arqueólogos vayan encontrando en lo que será una oportunidad histórica de demostrar la existencia y averiguar cómo era el templo que durante años dio nombre al espacio en el que se erigió, siglos atrás.

Inicialmente, en Maestro Haedo estaban previstas catorce catas arqueológicas de las que se han realizado cuatro. En todas ellas han aparecido restos de muros aunque la calidad de la construcción de una es la que hace apuntar a que se trate de la desaparecida iglesia románica. Lo que Patrimonio no ha decidido todavía es si prescribirá al Ayuntamiento que marque, en el pavimento, la traza de San Gil. En el caso del convento de Santa Marina, descubierto durante las mismas obras de urbanización del centro de la ciudad, los cimientos se taparon sin más.

2 Comments

  1. Simplemente genial… buena iniciativa, la de estudiar, levanatr y excavar la planta de esta joya para los zamoranos y el resto de ciudadanos…

    Me gustaría saber si hay alguna novedad al respecto…

  2. Es una verguenza que no se busquen otras soluciones cuando encuentran algún resto arqueologico ( por ejemplo en este caso, se podía haber colocado metacrilato traslucido, ya que los restos que han aparecido se encontraban por debajo del nivel actual de la calzada actual ). Los varemos que utiliza patrimonio para decidir lo que es de importancia o no, son más que ridículos y siempre abogan por ceder ante el nuevo urbanismo proyectado para las ciudades. Es una verguenza ver como expolían el patrimonio de las ciudades sin ninguna impunidad, no me extrañaría que alguien untara por detrás a estos personajes. Por cierto, en la actualidad los restos se encuentran nuevamente sepultados y personalmente yo que los vi, puedo decir eran de una magnitud y relevancia muy importante ( arranques de todos los muros que conformaban la planta asi como tambien los arranques de los pilares compuestos, pila bautismal….ect).

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*