La Edad Media en el cine: El halcón y la flecha

La relación entre el cine y la Edad Media viene de lejos y es fructífera. Desde las clásicas películas en Technicolor, de caballeros con peluca y damas espléndidamente peinadas y vestidas; hasta un visión medieval más “realista”, sucia y dura.

Por eso hoy medievalum, pone en marcha una serie de artículos en los que ir comentando toda esta colección de películas y así unir dos de mis pasiones, el cine y la Edad Media.

Todos inventaron su Edad Media, desde las coloridas películas de Errol Flynn o Burt Lancaster, hasta las más oscuras como Los señores del acero de Paul Verhoeven. Así las películas sobre la Alta Edad Media presentan una imagen más amable y positiva sobre el periodo medieval y las de la Baja Edad Media, en cambio, se presenta una visión más “realista” y sucia. En ambos casos es una imagen inventada.

Pero vamos al grano, empezamos por un clásico entre los clásicos, pónganse cómodos, preparen las palomitas, se apaga la luz comienza El halcón y la flecha.

  • Título original: The Flame and the Arrow.
  • Año: 1950.
  • País: USA.
  • Director: Jacques Tourneur.
  • Guión: Waldo Salt.
  • Música: Max Steiner.
  • Fotografía: Ernest Haller.
  • Reparto: Burt Lancaster, Virginia Mayo, Robert Douglas, Aline MacMahon, Frank Allenby, Nick Cravat, Lynn Baggett, Gordon Gebert, Norman Lloyd, Victor Kilian.
  • Productora: Warner Bros. Pictures.

Sinopsis: Situada en el siglo XII cuenta la historia de Dardo Bartoli (Burt Lancaster), un formidable arquero y cazador que cuida de su hijo en las montañas en la Lombardía ocupada por las tropas de Federico Barbarroja. Abandonado por su ambiciosa esposa, quién corrió a los brazos del Conde Ulrich, apodado “El Halcón”, representante en la zona del emperador germánico, Dardo ha enseñado a su hijo Rudi el valor de la independencia y la libertad, sin abrazar causa alguna. La vida de Dardo es simple: caza en las montañas, derriba a los halcones del conde que amenazan a los pájaros del bosque, y de vez en cuando baja al pueblo para beber con los campesinos, visitar a su amigo de la infancia Piccolo o hacer el amor a alguna de sus muchas admiradoras. A pesar de la insistencia de notables del lugar como Papá Pietro, Dardo se niega a abrazar la causa de la liberación lombarda.

Todo cambiará cuando tras la enésima provocación de Dardo, el Conde Ulrich se lleve a su hijo al castillo. Comenzará entonces una constante lucha de Dardo para recuperar a Rudi, lo que le irá involucrando cada vez más en el ansia de libertad lombarda. Así Dardo secuestrará a la sobrina de Ulrich, Anne (Virginia Mayo), para pedir un intercambio de rehenes. La bella Anne, a quien su tío quería casar con el arruinado aristócrata local el marqués Alessandro. Y hasta aquí podemos contar…

Comentario: “Hoy ponen una de las que te gustan”, me solía avisar mi abuela, aquellos sábados de infancia, televisión y juegos. En uno de esos vi por primera vez El halcón y la flecha, como no quedar maravillado, esta llena de aventura, energía y jovialidad. Tiene todos los ingredientes de una buena película de aventuras ubicada en época medieval, el enfrentamiento entre el bien y el mal, el héroe humano, el villano despiadado, los vasallos “cabreados”, la guapa antipática que se hace simpática. Una historia sencilla, de las de siempre, contada magistralmente salpicada con toques de humor. Repleta de espectaculares acrobacias circenses protagonizadas por Burt Lancaster y su compañero Nick Cravat y una excelente banda sonora.

En un mundo/cine tan tecnificado creo todavía queda sitio para historias y películas como esta, para pasar un buen rato y disfrutar como cuando de niño mi abuela me decía “hoy ponen una de las que te gustan”.

Cartel:

El halcón y la flecha (1950)

Video:

[youtube AxjwVuQiBd8 The Flame and the Arrow]

3 Comments

  1. Me parecen muy úiles tus referencias para mi clase. Gracias. Sólo una observación, la alta edad media es primero y la baja después. El siglo XIII corresponde a la baja. Saludos

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*