La piedra de la Lonja de Valencia se rociará con un líquido cada cinco años para protegerla de la polución

El plan director para la conservación de la Lonja prevé, una vez acabe la limpieza y restauración que se acomete en estas fechas, que se rocíe la piedra con un líquido cada cinco años, con el propósito de crear una capa que proteja las fachadas de la contaminación. La primera fase de la limpieza acabará este mes.

Gárgola después de la limpieza

El Salón Columnario está ya desprovisto de andamios y falta sólo la limpieza del pavimento y la parte baja de las paredes. La concejala de Cultura comentó ayer en una visita al inmueble que esta parte estará terminada antes de la entrega de los premios Jaume I, donde está previsto que acuda un miembro de la Casa Real.

La primera fase ha supuesto un desembolso de 1,2 millones de euros y la fachada de la calle Lonja y la que recae a la plaza del Mercado están ya acabadas. El director del proyecto, el profesor Manuel Ramírez, comentó que la parte más estropeada se ha encontrado en la fachada de la calle Cordellats, debido a su orientación norte, que favorece la humedad.

Acerca del entorno, la concejala de Cultura dijo que el Ayuntamiento se muestra dispuesto a la peatonalización, con el propósito de proteger más el inmueble. Aún así, matizó que no se hará nada sin el consenso previo con los comerciantes y los vendedores del mercado Central.

Ramírez destacó la calidad de algunas esculturas, que se han vuelto más visibles después de la limpieza. En algunos casos, como el de un yelmo, se ha descubierto debajo “un rostro, que pensamos es el de Alfonso el Magnánimo por el escudo nobiliario”.

Otro descubrimiento ha sido el de una bala incrustada en una de las fachadas del jardín interior. El proyectil de plomo se piensa que procede de la invasión napoleónica y de las escaramuzas que se libraron en el edificio. Las marcas de esta lucha “se dejarán tras la limpieza”.

La Lonja de Valencia

Sobre la segunda fase, Alcón comentó que costará 500.000 euros y se centrará en la consolidación estructural de la planta baja, donde está el Consulado del Mar, así como la primera planta, que permanece cerrada al público desde hace años, por el riesgo de hundimiento del suelo, en una de las salas más valiosas del inmueble gótico.

La edila dijo que por la Lonja pasan al año medio millón de turistas aproximadamente, siendo el edificio municipal más visitado.

1 Comment

1 Trackback / Pingback

  1. El estado de ruina de un edificio amenaza los sótanos del siglo XIV anexos a La Lonja de Valencia | Medievalum: La Historia Medieval en Internet

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*