Los sondeos de obras confirman el origen islámico del acueducto de Segorbe

Los sondeos arqueológicos practicados en la calle Muralla de Segorbe (Castellón), con motivo de la instalación de los servicios urbanísticos y la pavimentación del vial, han confirmado el origen islámico del último tramo urbano del acueducto que introducía el agua de la Esperanza al interior de la ciudad medieval. Así, la antigüedad de esta construcción se remontaría a los siglos X y XI, 300 años antes a la fecha que hasta ahora se le atribuía. Tanto el edil de Urbanismo, Ángel Berga, como el arqueólogo municipal, Vicente Palomar, confirmaron este punto y añadieron que las características constructivas de encofrados y morteros son de la época medieval.

Acueducto de Segorbe

En la cimentación del acueducto han aparecido cerámicas de cocina y de mesa con barnices de color verde, “típicos del periodo califal”, según Palomar, quien añadió que dichos restos coinciden en el tiempo con los hallados en los dos arcos que ahora se están reconstruyendo en la calle Argén. “Este hallazgo confirma que el acueducto fue construido originariamente en el siglo XI y que los cinco arcos ojivales que hoy se pueden ver en las proximidades de la torre del Bochí fueron reconstruidos hacia el siglo XIV”, dijo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*