Siete monumentos de Guadalajara, en peligro de extinción

La asociación Hispana Nostra ha redactado una lista roja con los monumentos en peligro de extinción que atesoran las comunidades autónomas. En total, España registra 113 de estos casos, ya sea por el abandono de las instituciones o de los particulares que las poseen. De estos siete se encuentran en Guadalajara.

Los monumentos en peligro de extinción son estos:

  • Iglesia de Villaescusa de Palositos, del románico (siglos XIII-XIV). El pasado mes de marzo, la Asociación de Amigos de Villaescusa de Palositos se ha movilizado para dar a conocer la situación de esta aldea abandonada que fue protagonista en La 2, en el programa Línea 900. Además, la Asociación ha denunciado “el patente estado de abandono y ruina, casi provocada, de su iglesia románica, que estaba en buen estado de conservación, como el pueblo, hasta hace muy pocos años”.
  • Monasterio de Bonaval (Retiendas): se trata de uno de los cenobios medievales de la Orden del Císter más meridionales, de estilo románico muy evolucionado hacia formas góticas, todo dentro de las normas cistercienses. De la antigua abadía solamente quedan los restos de su iglesia, y algunos paredones inexpresivos de lo que fueran las dependencias monacales. La iglesia conserva la cabecera, crucero y muro meridional con portadas y ventanales. Algunos capiteles están repartidos por casas y en la fuente del pueblo. IU de Guadalajara presentó una moción para que la Junta de Comunidades y al Ayuntamiento de Retiendas tomaran medidas para recuperar el monumento. Hoy Bonaval pertenece a varios de los vecinos de Retiendas, alrededor de 100, y según la delegada provincial de Cultura esto es un problema para la actuación del gobierno regional. Para proceder a su arreglo, sería necesario que lo que queda del monasterio pasase a ser propiedad pública, o del Ayuntamiento de Retiendas, o por lo menos de la Junta de Comunidades.
  • Monasterio de Monsalud (Córcoles): Fue uno de los más importantes monasterios cistercienses de toda Castilla. Su origen se sitúa en el siglo XII. Arruinado a partir de la Desamortización. Pueden admirarse hoy en día, aunque sean fragmentadas ó hundidas, todas las estructuras arquitectónicas que le componían, y que le hacen paradigmático de un modo de vida monacal.
  • Monasterio de Sopetrán (Hita): Fundado en 611 por el rey Gundemaro, y terminado por Chindasvinto, fue destruído por los árabes en el 728. El patio central o gran claustro del monasterio de Sopetrán, conservado completo al menos en sus columnas y arcos, es una auténtica joya del estilo renacentista aunque en su fase de manierismo desornamentado, herreriano y clasicista, propio de los comienzos del siglo XVII. Se conservan algunos restos mínimos de la que fuera gran iglesia monasterial. En la actualidad, hay previsto la construcción de un complejo de ocio e histórico en el entorno de Sopetrán.
  • Convento de San Francisco (Atienza): De los siglos XIV y XVI, fue saqueado e incendiado por las tropas francesas en enero de 1811. Conserva un bello ábside gótico inglés al que se ha adosado un edificio de moderna construcción.

Esperemos que alguien tome buena nota de todo esto y no perdamos para siempre parte de nuestro pasado.

1 Comment

  1. la tierra es nuestro mayor patrimonio y por esto debemos cuidar todo lo existente en nusto alrededor. siempre va hacer bueno saber algo de nuestros antepasados para asi saber si ha progresado en un presente como tambien en un futuro

1 Trackback / Pingback

  1. “Lista roja”, peligro de ruina | medievalum.com

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*