Una exposición muestra cómo el Islám ha visto Occidente desde el siglo XII

Más de 200 obras, entre miniaturas, manuscritos, mapas, pinturas y fotografías, ilustran desde hoy en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) una exposición sobre la visión que el Islám ha tenido de Europa desde el siglo XII hasta nuestros días.

El comisario de la exposición, Abdelwahab Meddeb, ha explicado hoy en la presentación que se trata de una exposición sobre “cómo hemos sido y somos vistos los occidentales, los europeos en particular, por parte del Oriente islámico”.

En la preparación de la exposición, añade Meddeb, se ha observado desde el principio que, históricamente, los orientales se han fijado mucho menos en los europeos de lo que los europeos han hecho respecto a Oriente.

El comisario ha argumentado que si el orientalismo es una tradición cultural arraigada en Occidente, Occidente es, en cambio, “un objeto raro” en la creatividad de las culturas orientales.

Por esta razón, el CCCB ha invitado a una serie de artistas e intelectuales de estos países a dar su visión de Occidente.

La mirada del Islám a Occidente no ha sido monolítica y se ha encontrado dividida en su manera de ver Europa.

La exposición comienza con algunos “sondeos arqueológicos” para iluminar el presente, como la obra del geógrafo árabe Al-Idrisi (1105-1154), que estuvo al servicio de un rey cristiano, el normando Rogelio II de Sicilia.

En este apartado se exhibe el libro Nuzhat al-mushtaq fi ikhtiraq al-afaq encargado por Rogelio II, con el que, según el comisario, la descripción sistemática de Europa se incorpora al ámbito del saber en lengua árabe.

La descripción comienza por los territorios que hoy corresponden a Italia y España, las regiones más conocidas por al-Idrisi, y llega hasta las actuales Inglaterra, Dinamarca, Suecia, Noruega, Polonia y Rusia, pasando por Bretaña, Francia, Flandes, Alemania, Bohemia, Hungría, Sajonia y los Balcanes.

La llamada a la cruzada del Papa Urbano II en 1095 condujo a la elaboración por parte del cristianismo de una doctrina de la guerra santa muy próxima a la noción islámica de yihad, un enfrentamiento que se ha mantenido vigente en ambos extremos.

La pintura ha jugado un papel esencial en la relación de reconocimiento entre Europa y el Islám y, así, la pintura islámica da testimonio, de múltiples maneras y ya desde el siglo XV, del conocimiento de Occidente.

La fascinación se vuelve estimulante y lúdica cuando el pintor islámico incluye en su obra grabados occidentales de temática sacra o cuando adopta la manera de pintar de sus colegas europeos, a los que en ocasiones da réplica.

La exposición estará abierta al público en el CCCB hasta el 25 de septiembre próximo y se verá después en la Fundación Bancaja entre octubre de 2005 y enero de 2006.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*